AUTOCONSUMO HÍBRIDO PARA SISTEMAS INDUSTRIALES.

Es importante que las instalaciones fotovoltaicas para un autoconsumo industrial estén diseñadas y calculadas con detenimiento. Esta es la única manera de conseguir una solución óptima. Para ello debemos tener en cuenta tres puntos principales:

  • Necesidades del cliente.
  • Superficie de la que se dispone.
  • Consumos suministrados por la instalación.

Es evidente que el factor más relevante es tener en cuenta las necesidades del cliente y adaptar al máximo la instalación del sistema fotovoltaico. Para ello es necesario realizar un buen análisis de los hábitos de consumo, periodos de producción de los consumos, potencia contratada por el cliente, costes energéticos, entre otros. Además, cuanto mayor sea el consumo en las horas de sol, más interesante será el aprovechamiento de lo que se va a producir con la instalación, como viene siendo lógico.

Con los resultados de este análisis preparamos un estudio previo de la instalación para cubrir la mayor parte de los consumos diurnos. Llegados a este punto intentamos buscar unos excedentes que no sean excesivamente altos.

Una vez echo esto, nos ponemos a estudiar la cubierta que tenemos, es decir, el espacio disponible, obstáculos que pueda tener, posibles sombras, la inclinación de la cubierta y la orientación. Si la superficie de la que disponemos es suficiente, pasamos a evaluar los costes que tendría la instalación y a evaluarlos. En caso de que el espacio disponible sea limitado, habría que rediseñar la instalación y optimizar el número de módulos o buscar otras alternativas.

Para optimizar al máximo los costes energéticos de la empresa, debemos realizar un estudio de su factura eléctrica para recomendar posibles mejoras, como pequeñas modificaciones en el contrato de suministro, ya sea el ajuste de la potencia contratada, cambiar la tarifa o incluso de comercializadora. Esto suele ser lo más habitual.

Soluciones híbridas para autoconsumo industrial.

paneles-solares

Tal vez, no estéis muy acostumbrados a ver sistemas híbridos en instalaciones industriales, ya que no suelen ser lo más común. Pero sin duda son una solución muy buena para instalaciones de tipo industrial. Dependiendo de los consumos de la empresa, los horarios en los que operan y sus costes energéticos, puede llegar a ser muy recomendable la utilización de sistemas híbridos.

Este tipo de instalaciones sirven para acumular los excedentes y recurrir a ellos en las horas donde no haya producción solar suficiente. Con esta solución aseguramos la eliminación de las variaciones de frecuencia y/o tensión en la red, absorber los micro-cortes en el suministro e, incluso se puede llegar a prestar energía durante un tiempo limitado si existe un corte de suministro tiene una duración prolongada.

En definitiva, un buen diseño del sistema fotovoltaico optimiza la rentabilidad del sistema y maximiza las ventajas que proporcionan este tipo de instalaciones. Con un diseño adecuado, podemos lograr un ahorro comprendido entre el 50% y el 60% de una factura eléctrica perteneciente al sector industrial.

    Escribe tu comentario

    Your email address will not be published.*

    Abrir chat
    ¿Te podemos ayudar?