Las instalaciones aisladas solares fotovoltaicas consiguen generar energía eléctrica mediante un campo solar. Esta energía se utiliza para abastecer a los equipos eléctricos o es almacenada mediante el uso de baterías para garantizar el suministro en los periodos sin radiación solar.

Por esta razón, las instalaciones aisladas son idóneas donde no es posible abastecerse de la red eléctrica o este abastecimiento es muy caro, pero hay que tener en cuenta que es primordial efectuar una buena planificación, que incluya un estudio y diseño de la misma teniendo en cuenta la potencia necesaria, los consumos en los que se va a incurrir, la radiación solar de la zona y los periodos de uso.

En Inversolar contamos con el equipo humano y los medios necesarios para esta función y lo más importante, con una experiencia de más de 11 años en el desarrollo e implantación de estos sistemas.

Mostrando 1–12 de 37 resultados